Usted está aquí

Joven Educador
Revista Electrónica Científico Pedagógica
No.11 año 2012
ISSN:221-3988


Título: La estimulación tempranade los niños con indicadores de posible retraso mental

Autora:Claudia Acevedo Daniel

Resumen

La sociedad actual le concede gran importancia al proceso de estimulación temprana para propiciar el desarrollo infantil de los niños de la primera infancia y en especial de los que presentan en su desarrollo indicadores de posible retraso mental, donde se reconoce la participación consciente y activa de la familia.

En tal sentido, el estudio bibliográfico, la exploración de la realidad educativa mediante la práctica laboral y la aplicación de procedimientos tales como las entrevista a las familias, el estudio de los expedientes psicopedagógicos, la utilización del registro de experiencias y del diagnóstico de la escuela, permitieron identificar insuficiente información y desarrollo de acciones por las familias para la oportuna estimulación temprana de sus hijos.

El objetivo del trabajo extracurricular es fundamentar la importancia de la estimulación temprana en el desarrollo de los niños con indicadores de posible retraso mental.

INTRODUCCIÓN

Vigotski y sus seguidores le otorgan un papel fundamental a la marcada plasticidad del cerebro en los primeros años de vida, especialmente, a la hora de sustentar la importancia de la detección y atención temprana de los niños con necesidades educativas especiales. El hecho de que Vigotski expresara que “la regla fundamental del desarrollo infantil consiste en que el ritmo de desarrollo es máximo en el mismo inicio”[1] , indica que no se puede perder tiempo, por lo que el medio social en que se desarrolla y educa el niño es vital y para ello la preparación de toda la familia, fundamentalmente de los padres, constituye la mayor contribución a este desarrollo.

El término de Estimulación Temprana, aparece reflejado en sus inicios en el documento de la Declaración de los Derechos del Niño en 1959. Este se enfocó como una forma de atención especializada a los niños y niñas que nacen en condiciones de alto riesgo biológico y social, y en el que se privilegian a aquellos que provienen de familias carenciadas o necesitadas en algún sentido. Desde un principio se fundamentó la estimulación temprana como algo necesario para el desarrollo infantil, sin embargo no siempre se le presta la adecuada atención a ello en los círculos infantiles especiales, lo que se convierte en un problema a resolver, por tanto, el objetivo del presente trabajo es fundamentar la importancia de la estimulación temprana en el desarrollo de los niños con indicadores de posible retraso mental, para lo cual se utiliza la exploración de la realidad educativa mediante la práctica laboral y la aplicación de procedimientos tales como las entrevista a las familias, el estudio de los expedientes psicopedagógicos y la utilización del registro de experiencias y del diagnóstico de la escuela.

En Cuba, actualmente, la atención a niños con necesidades educativas especiales constituye una prioridad desde los ámbitos de Salud, Educación y los Servicios Sociales. “Se trabaja en función de detectar estas situaciones especiales y brindarles el tratamiento adecuado a través de diferentes mecanismos, el apoyo y la estimulación necesarios al niño, pero también a la familia, con el fin de lograr la mayor comprensión de las alteraciones o deficiencias que presentan sus hijos y satisfacer sus necesidades lo más tempranamente posible”[2].

 

DESARROLLO

Antecedentes de la estimulación temprana

La estimulación temprana de los niños con alguna discapacidad, aunque tiene un surgimiento contemporáneo, sus primeros intentos pueden enmarcarse en las primeras décadas del siglo XIX. En el siglo XX se inicia la estimulación temprana de forma relativamente masiva en Inglaterra y Suecia. En estos países se inició con la estimulación temprana de niños sordos en la primera infancia y continuaron a estos, esfuerzos similares para otros grupos de niños.

Aunque no se encontró referencia de cuándo fueron los inicios de la atención temprana en América, la bibliografía consultada refiere programas para alto riesgo biológico establecidos o probables. Posteriormente se ampliaron para incluir a los niños de alto riesgo ambiental.

En las últimas décadas la estimulación temprana se asume por la totalidad de los países y son innumerables los proyectos y programas que se desarrollan por diferentes vías o modalidades.

La estimulación temprana.

“El desarrollo del ser humano depende no solo de lo que este trae consigo, sino también de los estímulos que el medio sea capaz de brindarle. El término estimulación proviene de brindar estímulos al niño pequeño y es tan antiguo como el surgimiento de la humanidad.”[3]

“Todo aquello que tiene impacto sobre el ser humano y que produce una reacción en él, es considerado un estímulo. Estos pueden ser de diversas índoles: externas, internas, físicas o afectivas. La relación del niño con los estímulos del medio debe tener una planificación estricta y no debe darse de manera espontánea, ya que la incorporación de cada estímulo tiene su momento justo y si este ha pasado, no será lo mismo brindar ese estímulo en otro tiempo: la función se puede haber instalado de modo alterada, los sistemas funcionales en que ella participan ya son otros y pudieran originarse defectos o disminuciones en el desarrollo.”[4]

Existen múltiples definiciones de Estimulación Temprana de diferentes autores, entre los que se encuentran Martínez, F. y Domínguez, M. (2001), Torres, M. (2003), Fernández, G. (2005), Travieso, E. (2008), entre otros. En algunas de ellas, aparece enmarcada en edades: desde el nacimiento hasta los dos años, otros hasta los tres e incluso hasta los seis años de vida. Se aprecian también en algunas definiciones el énfasis en las acciones sobre el niño y en otras no, se implica a la familia como elemento esencial en la estimulación. Constituye una constante el planteamiento de que la estimulación va dirigida a potenciar el desarrollo del niño y corregir dificultades si es que existen.

Se comparte la definición elaborada por Travieso, E. (2008), por considerarla actual y general, la cual precisa la Estimulación Temprana como: “Sistema de influencias educativas planificadas con carácter integral, interdisciplinario, diferenciado y contextualizado para satisfacer las necesidades del desarrollo infantil, a fin de potenciar el proceso evolutivo en los niños de la primera infancia.”[5]

La importancia que se le concede a la estimulación temprana de los niños con indicadores de un posible retraso mental en su desarrollo, radica en que cuanto más tempranamente comience la educación, mejor se logrará la corrección y compensación de los defectos y se evitará el surgimiento de los defectos secundarios o terciarios. De ahí, la necesidad de una estimulación temprana, especial, organizada, sistemática y controlada que les promueva desarrollo.

L.S. Vigotski señaló: “el niño por su propia naturaleza siempre resulta ser deficiente en la sociedad de los adultos.” “La infancia es principalmente el período de la deficiencia y de la compensación, es decir, de la conquista de una posición con respecto al todo social”.[6]

Estas referencias teóricas evidencian que todo niño necesita de la estimulación temprana por su condición de niño. En este período de la vida aparecen adquisiciones básicas fundamentales y otras adquisiciones que van a continuar madurando y evolucionando en las edades siguientes.

También es necesario considerar el análisis conceptual que realiza Travieso, E. (2008), donde plantea que “la estimulación temprana se debe concebir como parte de un proceso más global, que es la atención educativa e interrelacionado con la intervención especializada.”[7]

La intervención especializada.

La Intervención Especializada, definida también por la autora anteriormente citada en el mismo año, “constituye un importante proceder terapéutico multi, inter y transdisciplinario, dirigido a los niños en riesgo biológico y/o social, a fin de evitar, disminuir o eliminar alteraciones o deficiencias ya existentes en su desarrollo. Este proceso tiene como objetivo, activar en el niño los complejos procesos correctivo – compensatorios según sus potencialidades; para ello es necesario partir del diagnóstico integral especializado que permita detectar las causas que originan los indicadores de un posible retraso mental y accionar sobre ellas con un sistema de acciones educativas específicas, profilácticas y curativas que refuercen las que son comunes y necesarias para todos los niños.”[8]

“La Estimulación Temprana y la Intervención Especializada, son procesos que constituyen las dimensiones o componentes esenciales de la atención educativa integral a estos niños y por tanto del trabajo preventivo. Ambos procesos se interrelacionan y permiten, si son utilizados de forma correcta, lograr el máximo desarrollo posible en estos niños.”[9]

Retraso mental.

El retraso mental constituye un tema de gran importancia dentro de la Educación Especial. Se debe tener claridad sobre la concepción que se asume acerca de esta condición del desarrollo psicológico, que puede estar presente en una determinada población infantil desde las edades más tempranas, pues de ello dependerá la actitud asumida con respecto a estos seres humanos y por consiguiente, la calidad de la respuesta educativa que se les brindará.

Algunos niños desde que nacen o un tiempo después, presentan características especiales en su desarrollo, es decir, el desarrollo en ellos adoptan características que no coinciden con la mayoría de los niños.

Se está de acuerdo con Travieso, E. (2008) al plantear que: “Cuando un niño tiene un daño o afectación en el sistema nervioso central, fundamentalmente en el cerebro, entonces su desarrollo se caracteriza por presentar dificultades para conocer el mundo que le rodea y por tanto muestra carencias, falta de progresos y demoras significativas en alcanzar los logros del desarrollo acorde a su edad. A esta característica especial del desarrollo que presentan algunos niños se le llama retraso mental”.[10]

El retraso mental también aparece o se agrava, cuando la estimulación que los niños reciben de su medio social y ambiental, durante las primeras etapas de la vida, es intensamente pobre; de ahí la importancia de la estimulación temprana.

En tal sentido, se asume la definición que sobre el retraso mental propone el colectivo de autores del CELAEE dirigidos por Guerra, S. (2006), pues conciben en retraso mental como una “Condición especial del desarrollo donde se presenta una insuficiencia general de las funciones psíquicas superiores que se manifiesta en limitaciones significativas en la actividad cognoscitiva provocado por una afectación importante del sistema nervioso central y generada por factores genéticos, biológicos adquiridos e infraestimulación socio – ambiental intensa en las primeras etapas evolutivas . Se caracteriza por la variabilidad, diferencias en el grado del compromiso funcional y posibilidades de compensación mediante la activación de potencialidades.”[11]

La estimulación temprana a los niños con indicadores de posible retraso mental.

Al realizar un estudio bibliográfico y asistir a la práctica de familiarización, donde se aplicó la entrevista a la familia (Anexo1), se comprobó que:

La entrevista a la familia se le aplicó a cuatro madres y tres padres de niños con indicadores de un posible retraso mental, para un total de siete familiares. De forma general, se obtuvieron los siguientes resultados.

En la pregunta uno relacionada con la comprensión sobre la estimulación temprana, se obtuvo que solamente tres de los entrevistados, lo comprenden como un proceso de ayudas para el desarrollo del niño y el resto dio ideas relacionadas con su importancia.

En la pregunta dos relacionada con la comprensión sobre el retraso mental, los siete entrevistados se refirieron a las particularidades del desarrollo y a la lesión en el sistema nervioso central presente en sus hijos.

En relación a la pregunta tres, los siete entrevistados expresaron ideas que resaltan la importancia de este proceso para el desarrollo de los niños.

Al responder la pregunta cuatro, todos respondieron con ideas que valoran la importancia del papel de la familia en este proceso de estimulación temprana, declarando además, que no siempre saben cómo cumplir ese papel.

Además, se estudiaron los expedientes psicopedagógicos y el registro de experiencias y del diagnóstico de la escuela (Anexo2) de los niños y se halló que en relación al indicador uno se obtuvo como potencialidades la motivación de las familias para estimular el desarrollo de sus hijos y la disposición para buscar y recibir ayudas. Como limitaciones se presenta la falta de de orientación especializada.

En relación al indicador número dos se registró que las familias participan de forma general, en todas las acciones de escuelas de familias que desarrolla el círculo infantil.

A partir del estudio realizado anteriormente sobre este tema, se asumen varias ideas, tales como que el grado o nivel de dificultad que puede presentar el niño para conocer el mundo que le rodea, depende del tamaño o la intensidad que tenga la lesión o afectación del sistema nervioso central; así como de la calidad del medio social o ambiental donde este se desarrolla, la aplicación de las estrategias de intervención de forma oportuna y de las acciones educativas de manos de la familia y de los especialistas.

Se debe tener presente que no todas las áreas del desarrollo en estos niños se encuentran afectadas en la misma medida y que en ellos existen potencialidades del desarrollo, lo que resulta de vital importancia en el proceso de estimulación temprana, pues estos niños muchas veces pueden ser tan capaces como otros niños, e incluso, más capaces que ellos en determinadas áreas. Lo importante es que las personas encargadas del cuidado y el desarrollo de estos niños sean capaces de descubrir las áreas menos dañadas y apoyarse en ellas, para así poder potenciarles un desarrollo integral.

La primera infancia constituye uno de los períodos del ser humano más sensitivo del desarrollo, donde una determinada cualidad o función psíquica encuentra las mejores condiciones para su surgimiento y manifestación, debido a la plasticidad que presenta el sistema nervioso central en ese momento, por lo que algunas influencias educativas actúan con mayor fuerza sobre el desarrollo psíquico. De ahí, que resulte difícil diagnosticar el retraso mental durante la primera infancia, pues se emitiría un diagnóstico apresurado, conclusivo y cerrado.

Lo anteriormente expuesto revela la importancia que posee la atención educativa integral con el fin de potenciar y conducir el desarrollo infantil en estas edades, así como de prevenir cualquier estado negativo en el desarrollo integral. Si al detectar indicadores de un posible retraso mental en el desarrollo del niño, se es capaz de movilizar los agentes educativos y brindarle la atención educativa integral requerida, posiblemente se activarán sus potencialidades para compensar sus carencias y tal vez posteriormente no sea tributario de ese diagnóstico.

La familia en el proceso de estimulación temprana.

Muchos especialistas plantean que la estimulación debe ser realizada por los miembros de la familia, aunque no siempre tiene concreción en la práctica.

Los programas integrales no deben dirigirse solo al niño, sino también a la familia en su totalidad y a toda persona que esté constantemente a su alrededor. Si se aplican correctamente los programas integrales, entonces se cumple su doble función, donde existe una retroalimentación permanente, que no solo permite el crecimiento del niño, sino que hay un crecimiento y una construcción mutua de la familia.

La familia constituye el ámbito social más importante donde transcurre el desarrollo integral de sus hijos, por lo que se le atribuye gran importancia a la continua preparación de esta, para que pueda asumir el reto de asegurar la formación de cada uno de sus hijos y en especial, de aquellos con características especiales en su desarrollo.

Hace quince años atrás, los profesionales ponían todo su énfasis en conseguir que los padres aceptaran a su hijo, hoy se trata además de que tengan un papel central en su educación.

Todo padre de manera espontánea realiza acciones dirigidas a la estimulación del desarrollo de sus hijos en los primeros años de vida. Algunos que cuentan con una mayor preparación o que se valen de la intuición, obtienen mayores logros en este reto. Otros, por el contrario, no alcanzan a promover el desarrollo al nivel deseado e incluso lo desvían, haciéndose más intenso el retardo en su desarrollo. Para los que tienen un hijo con características especiales en su desarrollo esta tarea resulta más compleja, más dolorosa y no los estimula, puesto que se desesperan al ver que su niño no alcanza logros significativos en su desarrollo. Por tanto, en el trabajo de estimulación el especialista juega un importante papel, prepara a la familia, la orienta, le demuestra, le dosifica esa estimulación, se convierte en su consejero, la persona a quien pueden consultar y de la que pueden recibir ayuda.

CONCLUSIONES

  • La estimulación temprana es una manera muy especial de contactar con el niño. Este proceso debe ser intencionado, sistemático, continuo, gradual, diferenciado, bien dirigido y desarrollador. Debe incluir los recursos y apoyos indispensables para satisfacer las demandas del desarrollo del niño, ya sea en el plano afectivo, cognoscitivo, motor, motivacional, en la formación de hábitos, valores y del comportamiento social. Debe constituir un programa científicamente concebido, culturalmente pertinente y en correspondencia con los objetivos sociales.
  • Los niños de la primera infancia, con indicadores de un posible retraso mental, deben recibir una atención educativa integral. Este proceso debe incluir acciones educativas coordinadas entre los diferentes agentes educativos, donde involucre a la familia, especialistas comunitarios y toda persona que participe en el proceso; así como propiciar una estrecha relación entre la estimulación temprana y la intervención especializada, con el objetivo de lograr el máximo desarrollo integral posible de la personalidad de estos niños.
  • El análisis de los resultados obtenidos a partir de la aplicación de los métodos de investigación, reveló que las familias de los niños con indicadores de un posible retraso mental, comprenden la importancia de la estimulación temprana y el papel activo de la familia en este proceso. Como limitaciones se reconocen la falta de orientación especializada y de claridad acerca de la comprensión de retraso mental.

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICAS

  1. Vigotski, L. S.: Obras Completas. Tomo II. Capítulo 5, pág. 117.
  2. De la Peña Bermúdez, N.: Una propuesta metodológica para la implementación de un salón especial en círculos infantiles para la atención a niños entre tres y seis años con necesidades educativas especiales en el área intelectual. Tesis en opción al grado de Máster en Educación Especial. ISPEJV. Ciudad de La Habana, 2001. Introducción, pág. 1.
  3. Ídem a la 2. Capítulo 1, epígrafe 1.1, pág 9.
  4. Ídem a la 3.
  5. Travieso Leal, E.: El desempeño profesional y humano de los promotores del programa “Educa a tu hijo”, en la atención educativa integral a los niños con indicadores de un posible retraso mental. Tesis presentada en opción al grado científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas. Ciudad de La Habana. 2008. Pág. 30.
  6. Vigotski, L. S.: Obras Completas. Tomo V. Pág. 71-139.
  7. Ídem a la 5. Pág. 31.
  8. Ídem
  9. Ídem
  10. Travieso Leal, Eulalia: Un futuro sin barreras. Derecho a la igualdad de oportunidades. Manual de orientaciones al promotor, para la atención educativa integral a los niños con indicadores de un posible retraso mental. Ciudad de La Habana. 2012. Pág. 5.
  11. Guerra Iglesias, S. y colectivo de autores. Soporte digital. Cuba. 2006. Diapositiva 8.

BIBLIOGRAFÍA

De la Peña Bermúdez, N.: Una propuesta metodológica para la implementación de un salón especial en círculos infantiles para la atención a niños entre tres y seis años con necesidades educativas especiales en el área intelectual. Tesis en opción al grado de Máster en Educación Especial. ISPEJV. Ciudad de La Habana, 2001.

Fernández Pérez de Alejo, G.: La estimulación temprana. Soporte digital. La Habana, 2005.

Guerra Iglesias, S. y colectivo de autores. Soporte digital. Cuba. 2006.

Martínez Mendoza, F. y Domínguez Pino, M. Principales modelos pedagógicos de la Educación Preescolar. Editorial Pueblo y Educación, Ciudad de La Habana, 2001.

Torres González, M.: Familia, Unidad y Diversidad. Editorial: Pueblo y Educación. 2003.

Travieso Leal, E.: Consideraciones psicopedagógicas del retraso mental y su aplicación a la primera infancia. Soporte digital. Ciudad de La Habana. 2008.

Travieso Leal, E.: El desempeño profesional y humano de los promotores del programa “Educa a tu hijo”, en la atención educativa integral a los niños con indicadores de un posible retraso mental. Tesis presentada en opción al grado científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas. Ciudad de La Habana. 2008.

Travieso Leal, E.: Un futuro sin barreras. Derecho a la igualdad de oportunidades. Manual de orientaciones al promotor, para la atención educativa integral a los niños con indicadores de un posible retraso mental. Documento digital. Editorial: Pueblo y Educación. Ciudad de La Habana. 2012.

Travieso Leal, E.: Un futuro sin barreras. Orientaciones a la familia de los niños con indicadores de un posible retraso mental. Folletos. Ministerio de Educación. Editorial: Pueblo y Educación. Ciudad de La Habana. 2011.

Vigotski, L. S.: Obras Completas. Tomo II y V. Editorial Pueblo y Educación. 1989.

ANEXOS

Anexo1

ENTREVISTA A LA FAMILIA

Compañero(a):

Se desarrolla una investigación científica acerca del proceso de estimulación temprana a niños con indicadores de posible retraso mental. Usted es reconocido como familiar de un niño(a) que presenta estas características en su desarrollo, por lo que se le solicita que responda a las siguientes preguntas de forma sincera y objetiva. Su colaboración contribuye a la formación integral de los futuros profesionales de la Educación Especial.

Gracias.

Datos generales del entrevistado

Nombre y apellidos:______________________________________ Parentesco con el alumno:__________________ Edad:___

Preguntas:

  1. ¿Qué entiende por estimulación temprana?
  2. ¿Qué entiende por retraso mental?
  3. ¿Considera importante la estimulación temprana de los niños con indicadores de un posible retraso mental?
  4. ¿Cómo valora el papel de la familia en este proceso?

Anexo2

INDICADORES PARA EL ESTUDIO DE LOS EXPEDIENTES PSICOPEDAGÓGICOS Y EL REGISTRO DE EXPERIENCIAS Y DEL DIAGNÓSTICO DE LA ESCUELA.

  1. Potencialidades y limitaciones del medio familiar y comunitario para estimular el desarrollo del niño.
  2. Relación de la familia con el círculo infantil especial.
scroll back to top